Pasos a seguir para la compra de lencería de diseño por mayor:

  • 1.) Recorrer el catalogo on line y elegir los modelos que te gustan
  • 2.) Hacer una lista con Numero de Articulo y Talle (no olvides el talle) y enviarla por mail a marisadipalma@gmail.com
    • 2.1.) Incluir tus datos en el mail: nombre, teléfono, DNI y dirección.
  • 3.) Aguardar nuestra respuesta con la confirmación de stock e indicaciones para realizar el pago
  • 4.) Una vez confirmado el pedido, hacer la transferencia bancaria a:
      • Marisa Di Palma
        Banco Santander Rio
        Cuenta única:
        Nro: 359684/9
        Suc. 168
        CBU: 0720168088000035968490
        CUIT: 27-22888858-9
  • 5.) Enviar comprobante de pago a marisadipalma@gmail.com
  • 6.) Luego de 4 o 5 días hábiles recibirás el pedido en la sucursal OCA de tu ciudad para retirar con pago en destino.
  • 7.) Dudas y consultas: +54 9 11 50116565

Precios

Los precios publicados en la pagina son POR MENOR, eso quiere decir que si realizas una compra superior a $3.000, en el valor publicado tenes un descuento del 33.2%.
En compras de valores mas altos los descuentos son mas importantes.

***

Bombacha de Diseño

La compra mayorista de lencería en Once puede ser una gran aventura, super divertida o puede convertirse en una gran tragedia. Once es abrumador y agotador.

Por eso está bueno googlear antes de ir a Once, y en la web podes encontrar la respuesta a lo que estas buscando.

En este sitio podes ver los modelos, podes ver sus fotografías, las telas, los géneros, los encajes, y apreciar su calidad.

Lo mas importante, podes ver las combinaciones de colores, siendo el color, el gran protagonista de esta linea.

Mi clienta por lo general es una mujer joven, alegre y divertida. Sobre todo muy atrevida. Y encuentra en esta marca un producto que la acompaña en sus aventuras.

El uso del encaje, la transparencia, como así también una tanga, requiere cierto atrevimiento, por eso mi clienta es una chica segura de si misma, sin complejos y un tanto despreocupada.

En tiempos de revolución femenina, de empoderamiento de la mujer, las chicas empiezan a dejar atrás esos corpiños armados, vestigios de miriñaques que tenían que ver con una mujer a la que no se le permitía no abrir la boca.

Pero esos tiempos pasaron y ahora la mujer se viste como quiere, ya no importa si las loas son pequeñas o chatas…

Una clienta me dijo hace poco “yo tengo lolas pocket” y se compró un hermoso conjuntito que realzan las belleza de su cuerpo tal cual es.

Sin pretender formas y dimensiones que bastante poco tienen que ver con el verdadero cuerpo de la mujer.